Categories
Notas

Una cesión “válida” pero “ineficaz”.

“Se declara la validez de una cl?usula y a continuaci?n se declara la ineficacia de la misma, cuya ineficacia dimana de un motivo distinto (…)”

En póliza de préstamo se incluyó una cláusula adicional, cuyo primer párrafo decía así: “En pago de las obligaciones asumidas en la presente póliza por [la prestataria], ésta cede, irrevocablemente y salvo buen fin, el derecho al cobro de las compensaciones financieras por transformación de cítricos correspondientes a contratos números […] que ostenta frente al fondo de garantía agraria (FEGA)”.
Con posterioridad la prestataria cae en suspensión de pagos. Es ella la que inicia el pleito (“sobre acción declarativa de nulidad de cesión de derechos o créditos”) pidiendo en efecto que se declare que “la cláusula adicional del contrato de préstamo acompañado a la demanda es nula de pleno derecho”. El Banco demandado pide, por el contrario, que se declare “la validez plena y ajustada a derecho” de la cláusula y de la cesión.
Nótese, en primer lugar, que parece que estamos ante una acción meramente declarativa. La demandante no pretende nada para sí, si bien pide también que se declare que el Banco viene obligado a permitir que FEGA abone las cantidades correspondientes a las subvenciones en la cuenta abierta por la intervención judicial.
El Juzgado declara que la cláusula es válida, pero ineficaz, con los demás pedimentos de la demanda. La Audiencia confirma.
Ante el TS (S. 27 junio 2003) el Banco articula un primer motivo por incongruencia. Argumenta así: “ Si la consecuencia de la nulidad, anulabilidad o rescisión de un contrato o de una cláusula es la ineficacia del mismo, la consecuencia de la declaración de validez es la eficacia”. La argumentación, jurídicamente inconsistente, desafía las reglas de la lógica. Basta para desmontarla formalmente con recordar la distinción entre condición suficiente y condición necesaria. La nulidad (anulabilidad, etc.) es condición (habitualmente) suficiente de ineficacia; pero no necesaria, puesto que hay otras muchas que llevan a esta misma consecuencia.
Como ocurre en el caso juzgado. Al ser la cesión pro solvendo, (no pro soluto), como aprecia el TS tras transcribir ampliamente la cláusula debatida (lo que es muy de agradecer), todavía el Banco acreedor no ha adquirido el crédito cuando se declara la suspensión de pagos, momento en el que aún no ha vencido el préstamo. A partir de la suspensión, la cláusula no puede producir sus efectos tendentes a la transmisión del crédito.
No hay, por tanto, incongruencia (aunque debamos entender de manera muy flexible cuál era el objeto del pleito y la causa de pedir): “Se declara la validez de una cláusula y a continuación se declara la ineficacia de la misma, cuya ineficacia dimana de un motivo distinto, cual es la naturaleza jurídica de la cesión de crédito, naturaleza que corresponde a una cesión pro solvendo, con lo cual en ningún momento ha habido cesión plena de titularidad (…) (del f. j. segundo).

One reply on “Una cesión “válida” pero “ineficaz”.”

Leave a Reply