admin octubre 22, 2011

Sharing is caring!

Es un niño. El lunes cumplió 18 años, pero es un niño. Tiene una discapacidad mental del 54% y dificultades para cuidarse a sí mismo. Toda su familia es su madre que, discapacitada también, no lo puede atender. Ha estado los últimos 14 años en Harimaguada, un centro de menores, que considera su hogar, y el lunes 17 de octubre lo tuvo que abandonar. No tenía lugar al que ir ni nadie que lo acogiera. La Administración se olvidó de él y durante el día de su cumpleaños presenció cómo los directores de dos centros asistenciales, técnicos del Cabildo de Gran Canaria y varios policías nacionales discutían porque nadie le permitía dormir esa noche bajo un techo de la Administración pública. Él miraba, triste, con su maleta azul. Ahora duerme por orden judicial en un centro de discapacitados donde no le aceptan.

Noticia completa